You are here

Reflexiones sobre la política Verde en Nicaragua

I. 

SOBRE LA REALIDAD NACIONAL

 

(1)   Los principales problemas que el país enfrenta en el ámbito económico son el desempleo, la caristia de la vida, la pobreza y la falta de inversión.

(2)   En el plano social, la delincuencia, la corrupción, la falta de infraestructura, la crisis de valores.

(3)   En el ámbito ecológico, las concesiones mineras, la destrucción de los bosques y áreas protegidas, el canal interoceánico en cuanto otorgamiento a capital internacional de parte de nuestro territorio nacional y de cesión de nuestra soberanía, la inseguridad alimentaria y la crisis originadas por el cambio climático.

(4)   En el ámbito político, la partidización de los poderes del Estado, la violación de los derechos humanos, la represión a comunidades indígenas y campesinas, un alto grado de vigilancia y espionajes político, el establecimiento del partido único, una farsa electoral, la colusión entre los intereses partidarios de gobierno – empresa privada – ejercito – policía y una proliferación de cooperadores y acomodados del sistema en medios de comunicación, organizaciones sociales, universidades, iglesia católica, iglesias evangélicas, micro partidos políticos.

(5)   Los grupos de oposición y resistencia se encuentran más en los sectores campesinos, las comunidades indígenas, sectores suburbanos, intelectuales y profesionales de clase media baja, desempleados y excluidos partidariamente, asi como en movimientos de derechos humanos, derechos de las mujeres, movimientos ecologistas, algunas radios emisoras.

(6)   Se avecinan cinco años de recrudecimiento de la dictadura, con escenarios de persecución, exilio, asesinatos selectivos, violación de derechos humanos.

(7)   El paso de la dictadura a la dinastía es ahora el principal objetivo del orteguismo y su camarilla. El financiamiento percibido de ALBA-Venezuela disminuye significativamente, procura alianzas estratégicas con China, Rusia y un alineamiento con movimientos de capital de oscura procedencia.

(8)   Los espacios de participación política y organización política alternativa queda disminuido. Ser disidente es potencialmente criminalizable.

 

II

CRITERIO BÁSICO COMPRENDER EL QUEHACER POLÍTICO

 

(9)   Causa política: Fin, proyecto, idearios o propuesta políticos que se quiere llevar adelante. Las causas políticas tienen como características ser de mediano y largo plazo, ideológicamente coherente, contar con un núcleo de dirección permanente, construir paso a paso y con visión poliédrica vínculos, redes, solidaridades, alianzas y líneas de cooperación y apoyo. Éticamente responsables, políticamente firmes y programáticamente planificada, organizada y dirigidas con liderazgos sostenidos.

(10)           Intereses políticos: Utilidad o conveniencias que se buscan a nivel político. Búsqueda permanente de aprovechar las relaciones y sacar beneficios propios. En este caso, el “alianzismo”, el “Pactismo” es un mecanismo inmediatista con el que tiene más poder, más dinero o más influencia para adquirir bienes, capital, influencia, espacios de poder a costa de sacrificar una causa política. Los intereses políticos se crean y cuando se establecen se convierten en “Intereses creados”, ya en este nivel las personas, los grupos, las familias, las organizaciones o instituciones no están dispuesta a sacrificar nada por cambiar, sino a trabajar una mayor política de alianzas convenientes. Cuando se  tienen intereses políticos de por medio la conspiración, el chantaje, la corrupción, el amiguismo, el cortoplacismo y el coyunturalismo terminan siendo los rectores del quehacer “político” y que en todo caso es ya politiquería es decir “corrupción política”. 

(11)            Ambición política: es la pasión por conseguir poder, honras, dignidades o fama con ello riquezas o comodidades. La ambición política, se funda en el deseo ardiente de poseer poder, sobresalir a los otros, obtener reconocimientos. La ambición política se conecta con la avaricia política, que es usar la política como medio para obtener bienes, posesiones, riquezas, estatus. En la avaricia el proyecto político como proyecto común, por el bien de todos desaparece. Lo importante no es el ideario político, la utopía o la propuesta sino las necesidades de poder y de riqueza que procuran las personas. El deseo de ser Presidente, Senador, Diputado o regidor para alcanzar poder, fama, publicidad, medios o comodidades está más allá de la construcción de un proyecto ecológico y comunal. El aferrarse al poder, es una manifestación enfermiza de la ambición política.

 

III

LIBERALES, SOCIALISTAS Y VERDES

 

(12)           En América Latina, son dos los proyectos políticos que han dado nuevas configuraciones: uno el proyecto liberal – burgués del siglo XVIII con su ideario de libertad, igualdad, fraternidad y que por ende es el sustento de las luchas independentistas y libertarias de américa latina y el caribe. La ideología liberal, se funda en la formación de un estado de derecho moderno, con separación de poderes, principio de legalidad y abstencionismo social. En un primer momento, se trata de una causa política revolucionaria en un contexto regional dominado por la monarquía española y lusitana, virreinatos y provincias. Como causa revolucionaria, el liberalismo tendrá sus dos expresiones históricas de lucha: la Republica o la Federación. Sin embargo, en ambas propuestas la ideología fundamental, el proyecto básico se sustentara en un solo ideal a seguir: Libertad.

(13)           Un segundo proyecto fundamental, es el socialismo con “muchos rostros”, que se inspira en la lucha de los movimientos socialistas europeos del siglo XIX, la Revolución Rusa (1917), la Revolución Mexicana (1912), la Revolución de Waimer (1919), la Revolución Cubana (1959), los movimientos de liberación, la Revolución Nicaragüense (1979), la Revolución Bolivariana (1999) y los gobiernos de izquierda de Brasil, Argentina, Bolivia, Ecuador, otros. La causa básica del proyecto socialista es la Justicia Social que es el establecimiento de políticas públicas que intervienen en favor de la educación, la salud, la vivienda, el trabajo, la seguridad social, el acceso a la tierra, la lucha contra el imperialismo y el capitalismo. Este proyecto fundamental de justicia social, presente a muchos de nuestros países ha llegado sobre la base de la lucha de movimientos sociales diversos, partidos políticos de izquierda y movimientos políticos guerrilleros financiados por la izquierda internacional y el campo socialista en su momento así como por sus propios modos operandis de gestionar recursos.

(14)            En ambos modelos uno puede apreciar los intereses políticos y las ambiciones políticas. En el primer caso, el liberalismo al establecerse como instituciones políticas desarrollaron sus propios políticas de conveniencias aun a costa de dividirse, fragmentarse y autodestruirse entre ellos mismos y por otro lado potenciando las ambiciones políticas en que más que responder al ideario liberal, terminan respondiendo a los intereses personales de caudillos liberales y con ello han traicionado su proyecto político originario y se han convertido en parte de los problemas que aquejan a la región. 

(15)            En el segundo caso, las ambiciones políticas han fomentado un vanguardismo autoritario, represivo, dictatorial, agresivo, mesiánico y destructor de la institucionalidad pública, violador de los derechos humanos y las libertades fundamentales. El culto a la personalidad como ambición política de sus líderes se liga a los intereses políticos de mantenerse como una institución política omnímoda, inmune y vitalicia. La partidocracia está íntimamente ligada al narcisismo de sus líderes.

(16)           Ambos proyectos, el uno por la libertad y el otro por la justicia social han fracasado no como propuestas originarias sino como intereses políticos establecidos y ambiciones políticas desmedidas.

(17)            El amor al dinero, el culto al capital y la iniquidad e injusticia social son la raíz que destruye a liberales y socialistas en América latina y el caribe.

(18)            Un tercer proyecto en cierne, es el proyecto verde. Los movimientos y partidos verdes en las américas aún están por formarse y consolidarse como proyectos alternativos en la región latinoamericana y caribeña. Sus capacidades orgánicas, económicas y políticas son desbalanceadas. A nivel programático cada partido ha desarrollado, ampliado y modificado sus plataformas políticas, a nivel orgánico sus crecimientos son diversos, a nivel económico son autónomos y no existen importantes enfoques de cooperación y apoyo. Los verdes en américa, son más virtuales y desde algún tiempo para acá domina una línea de intereses políticos y ambiciones políticas que ya está ahogando la posibilidad de establecer un proyecto político verde en las américas tal y como lo han logrado históricamente los proyectos de liberales o socialistas. El pragmatismo político, corrupción político, la cercanía con mafias políticas, el cortoplacismo, el aliancismo son elementos que ya se vislumbran en algunos partidos verdes del continente y que dejan mucho que desear en cuanto fermento de ser una propuesta o causa política alternativa al socialismo populista o el neoliberalismo burgués.

 

IV

NOTICIAS DEL DÍA

 

Edward Salazar Cruz

01 de agosto de 2016

Spanish

Newest Friend of the Global Greens (FROGG)

Get Involved

Social Networks