You are here

Los Verdes Globales celebran la firma del Cese de Fuego entre el Estado Colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y apoyan esperanzados el Proceso de Paz

En estos días, ante los ojos del mundo entero, está teniendo lugar un ejemplo raro y aleccionador para todos. Entre el Estado colombiano, de la mano de su Presidente, y la guerrilla de las FARC, en la Habana fue firmado el fin de las hostilidades bilaterales y el cese definitivo de fuego. Más de 50 años de guerra parecieran tocar a su fin y con ello uno de los conflictos armados más sangrientos de la historia latinoamericana, con su secuela de más de 300000 muertos, 4700000 desplazados, 25000 desaparecidos.

En un mundo inclinado a considerar la violencia y la confrontación con las armas como vías para la solución de los conflictos, el proceso de paz en curso en Colombia, entre el Gobierno y las Farc, constituye una enorme esperanza. En primer lugar, para los habitantes y las víctimas de esta guerra “sucia” con sus emboscadas y sus paramilitares, con su terrible secuela de dolor, de sufrimientos, de miseria, de barbarie, de secuestrados, de refugiados, de desplazados, de mártires y torturados. Pero también conforman una esperanza para todos aquellos, en el lugar que sea de este planeta, se hallan viviendo el infierno de una conflagración armada y la locura de la aniquilación del otro, como una supuesta forma de resolución de los conflictos.

Basados en nuestra profunda convicción de que la no violencia, el diálogo y la negociación son la mejor vía para resolver los conflictos, tal como lo proclamáramos en nuestra Carta constitutiva adoptada en su momento en Canberra cuando los Global Greens vieron la luz del día, hoy queremos enviar con esta declaración nuestro saludo más cálido a todos los que hicieron posible este Proceso y que han ayudado a que se llegue al Cese de Fuego Definitivo adoptado formalmente en la Habana el 23 de Junio de 2016.

Sabemos que la reconciliación será difícil. Sabemos que no será simple reemplazar la “cultura del odio” por una “cultura de la paz”.  Lanzar estas negociaciones y aceptar su resultado, es particularmente meritorio si tenemos en cuenta que el mismo puede implicar que algunos culpables no sean castigados con todo el rigor que los parientes de las víctimas reclaman. Con este gesto de perdón, la estatura y la dignidad moral del pueblo colombiano sólo puede salir fortalecida y con ella la humanidad toda entera. El camino de la reconciliación y el restablecimiento de la convivencia serán procesos largos y duros. Pero siempre mejor que el aniquilamiento, la destrucción mutua y la capitulación, sobre todo cuando la historia de 50 años demuestra que la perpetuación del conflicto sólo conduce a más sangre, más sufrimientos, más pérdida de vidas humanas. Todos debemos esforzarnos para que este proceso sea irreversible y no tenga punto de retorno.

Con esta decisión de buscar la paz por la negociación, el pueblo Colombiano se inscribe en la historia de las resoluciones pacíficas de los conflictos, por el camino que abriera Gandhi, que fuera seguido también por el pueblo irlandés del norte y del sur, de la Sudáfrica de Mandela, entre otros. Su ejemplo puede quedar como una experiencia inspiradora para todos los hombres y mujeres del mundo.

Por todo lo anterior, exhortamos a los gobiernos de los países donde los Verdes tienen presencia como partidos políticos a:

1. Ayudar a las organizaciones civiles colombianas a desempeñar un rol activo y constructivo en el Proceso de Paz;

2. Seguir de cerca las negociaciones, acompañando positivamente los esfuerzos de Alianza Verde, partido miembro de los Global Greens, en su empeño por consolidar la paz;

3. Trabajar para que las Naciones Unidas estén en condiciones de asumir su rol de garantes de las negociaciones y que el Alto Comisionado por los Derechos Humanos de las Naciones Unidas en Colombia, disponga de los medios a fin de que puede afrontar del modo más eficaz y pleno su papel en esta encrucijada;

4. Exhortar a todos los grupos insurgentes, del signo que sean, a sumarse al Proceso de Paz y a aprovechar esta oportunidad histórica para Colombia y el mundo entero.

Alianza Verde dice SI A LA PAZ

Los Colombianos votarán el próximo mes de  Octubre  en un plebiscito para aprobar los acuerdos de paz. El plebiscito consiste en un voto directo (SI o No) para dar fin a 50 años de guerra. Alianza Verde hace un llamado a todos los Colombianos, tanto  los que viven en Colombia como en el extranjero, para que voten masivamente SI a la paz.

 

The Global Greens Celebrate the Ceasefire Between The Colombian Government and the Revolutionary Armed Forces of Colombia (FARC)

A rare and instructive example for all has taken place in recent days before the eyes of the world.  A definitive ceasefire and end to bilateral hostilities was signed between the Colombian state, from the hand of the President, and FARC’s guerrilla fighters.  More than fifty years of war seem to have come to an end.  And thus one of the bloodiest armed conflicts in Latin American history, leaving more than 300,000 people dead, 4,700,000 displaced and 25,000 missing.

In a world inclined to regard violence and armed confrontation as a way to solve conflict, the peace process underway in Colombia between the government and the FARC is an enormous reason to celebrate and to have hope.  The peace process gives hope for the people and the victims of this “dirty” war, full of ambushes and paramilitaries, and its terrible aftermath of pain, suffering, misery, barbarism, abductions, refugees, displaced, martyrs and torture.  The peace process also gives hope to all people who are living in the hell of armed conflagration and the madness of the annihilation of the other as a supposed form of conflict resolution.

Based on the Greens’ deep conviction that non-violence, dialogue and negotiation are the best way to resolve conflicts, as proclaimed in the Global Greens’ Charter, we want to send with this statement our warmest greetings to all those who made possible Colombia’s peace process and who have helped it to reach the Definitive Ceasefire formally adopted in Havana, Cuba, on 23 June 2016.

We know that reconciliation will be difficult.  We know that it will not be simple to replace a culture of hatred with a culture of peace.  Launching these negotiations and accepting their outcomes is particularly remarkable when you consider that it may also mean that some who are guilty of crimes may not be punished to the full extent desired by victims’ relatives.  With this gesture of forgiveness, the moral stature and dignity of the Colombian people can only emerge stronger, and with them the whole of humanity shall be elevated as well.  The path of reconciliation and the restoration of coexistence will be long and hard, but always better than annihilation, mutual destruction and capitulation.  This is especially important when the fifty year history shows that the perpetuation of the conflict would only lead to more bloodshed, suffering and loss of life.  The world community should strive to make this peace process irreversible.

With this decision to seek peace through negotiation, the Colombian people are inscribed in the history of peaceful conflict resolution; on the same path as walked by Gandhi, by the Irish people and by Nelson Mandela of South Africa, among many others.  Your example can be an inspiring experience for all people of this world.

Therefore, the Global Greens call on the governments of all countries to:

1. Help Colombian civil society organisations play an active and constructive role in the peace process;

2. Closely monitor the negotiations to positively support the efforts of the Green Party in Colombia (Partido Alianza Verde), a member of the Global Greens, in its efforts to consolidate peace;

3. Strive for the United Nations to assume its role as guarantors of the negotiations, and that the UN High Commissioner for Human Rights in Colombia has the full means to act effectively and comprehensively in its role at this juncture; and

4. That all insurgent groups join the peace process to seize this historic opportunity for Colombia and for the world.

Aliaza Verde says vote YES to peace

Colombians will be asked to vote in a plebiscite in October to approve the peace deal. The plebiscite will be a simple yes/no vote to end 50 years of war. Alianza Verde is urging Colombians, whether they live in Colombia or abroad to vote to vote massively SI A LA PAZ in the plebiscite.

Get Involved

Social Networks