You are here

Reflexión sobre los resultados de las elecciones en Brazil, Octubre 2014

Brazilian Greens flag
Brazilian Greens flag

Con las manifestaciones callejeras de junio de 2013, sin precedentes en la historia del país, los analistas políticos afirmaban que las elecciones de octubre de 2014 podrían sufrir las consecuencias del fuerte deseo de cambio y protestas que han sido manifestados por las personas en las calles.

La falta de confianza en el gobierno del Partido de los Trabajadores (PT) se hacía presente. Algunos de los principales personajes de la histórica victoria de Lula en 2002 fueron encarcelados por corrupción. Aunque se tenía la percepción de muchos logros en el campo social, había la certidumbre de que el país estaba peor en el campo de la política institucional.

Pero las voces de las calles resultaron en una fuerte ola conservadora. Muchos diputados elegidos eran líderes evangélicos. Más de un tercio del Congreso estará compuesto por millonarios.

El Partido Verde ha presentado su candidatura más progresista desde 1989 con Fernando Gabeira y puso banderas clásicas como la legalización de las drogas, del aborto y de los derechos civiles. Eduardo Jorge logró un rol de protagonista en los debates y un fuerte liderazgo nacional.
 
En las encuestas de la primera vuelta, los tres candidatos principales tuvieron resultados muy ajustados. Marina da Silva se quedó en segundo hasta cuatro días antes de las elecciones, cuando Aécio Neves logró los votos que habia perdido después del accidente de Eduardo Campos. El resultado final de la primera vuelta fue Dilma con 40%, Aécio con 33% y Marina con 22%. A pesar de su popularidad, Eduardo Jorge fue perjudicado por la polarización y ha obtenido 0,66%.

Los verdes han elegido ocho diputados federales (frente a catorce en la elecciones de 2010). Un profundo análisis aún queda por hacer, pero la ola conservadora es claramente un factor negativo para el resultado de los verdes.

En la segunda vuelta, el Partido Verde y también Marina Silva apoyaron al candidato de la oposición en las elecciones más ajustadas de la historia reciente del Brasil.

Un fuerte clima de confrontación entre los partidarios de las dos candidaturas ha relegado temas importantes para el país, como la grave situación del agua en São Paulo y la situación ambiental.

Dilma ha vencido por apenas el 3% de los votos y afrontará el reto de gobernar un país dividido. Los verdes siguen como fuerza de oposición democrática y proponente. Eduardo Jorge ha emergido como líder político relevante en los debates nacionales en los próximos años.
 
Fabiano Carnevale, Member of the Global Greens Coordination, Brazilian Greens
 
Brazilian Greens flag

Global Green Federations

Get Involved

Social Networks